EDUCACIÓN

La Naturaleza, un lugar para la creatividad Infantil.

Cada vez que me hago más mayor me doy cuenta que la creatividad, es sin duda, una de las capacidades humanas más especiales y genuinas. Gracias a ella construimos el mundo y también nuestra personalidad. Y, a través de ella aportamos algo propio y único en nuestro entorno y hacia las personas con las que convivimos.

¿Y cuándo surge la creatividad?

Si existe una fase de la vida en la que se produce el máximo desarrollo creativo y afectivo, esa es La Infancia. Y más, en sus primeros dos años, es cuando el Ser Humano adquiere las habilidades más complejas y a la vez esenciales: el movimiento y el habla. Dos momentos del desarrollo que van a la par, una arrastra a la otra, una se consolida con la otra. No pueden enseñarse, no se memorizan, únicamente se adquieren a través de la experiencia personal y lo que hay dispuesto alrededor de cada individuo para que el proceso se desarrolle en plenitud. Por esta razón, ya desde que nacemos, es necesario mostrar al niño elementos naturales y acercarlo a la naturaleza para que explore y adquiera sensaciones nuevas.

¿Cuál es el ambiente idóneo para desarrollar la Creatividad?

Como maestra y madre no dejo de indagar en los aspectos del Desarrollo motor, social y emocional del niño y de la niña, y cada vez encuentro más estudios, más datos y experiencias que indican que jugar en los espacios verdes, en los lugares abiertos y estar en contacto con la naturaleza favorece un juego más creativo, donde los aspectos emocionales y los personales se entremezclan y dan lugar a la convivencia pacífica, a la resolución de conflictos, a la creación y a la búsqueda de recursos naturales para el aprendizaje. A diferencia de las aulas y habitaciones cerradas, donde existe con diferencia, un exceso de materiales muy estructurados, con instrucciones, que le dicen al niño cómo jugar, cómo crear y qué modelos necesita copiar.

Esto lo he comprobado con mis dos hijos, y con mis alumnos en la Escuela… Cuando pasamos mucho tiempo en un lugar cerrado como en casa o en el Aula, los conflictos son más evidentes y es más difícil que el niño y la niña puedan autorregular sus emociones.

Es por eso, que los lugares abiertos, ofrecen tanto al infante como al adulto que le acompaña, un clima de paz, de libertad. A priori, no suelen establecerse formas estructuradas de juego, así que no existe la presión ni el estrés. Y si esto no existe, la convivencia se vuelve tranquila, surge la motivación y el interés en aprender.

La naturaleza acompaña a la actividad infantil, ésta se vuelve libre, las ideas e intereses de los niños no tienen fin, se ofrecen innumerables posibilidades de juego y creación. En un entorno cerrado, una vez el infante lo ha explorado, se agotan las propuestas, se olvida el interés, crece la distracción y la desmotivación.

¿Por qué la Naturaleza es un buen lugar para la Creatividad Infantil?

Todo, absolutamente todo, lo aprendemos a través de nuestros sentidos, ellos nos muestran el mundo, nos lo presentan e interpretan.

En mis formaciones y con mis compis de trabajo siempre digo que el mundo se toca, se huele, se chupa, se escucha y se observa. Un niño o niña que es privado de ello, se pierde infinidad de aprendizajes en su desarrollo. Va a crecer incompleto e insatisfecho. Si dejamos que el niño juegue, que investigue la naturaleza ofreciéndole la posibilidad de poner todos sus sentidos en ella, creará un mundo interior único que le convertirá en un adulto feliz, con confianza en sí mismo, con gran fortaleza física y emocional para la vida.

Demos a nuestros pequeños la oportunidad de vivir, de jugar y de crecer en la naturaleza. Porque ella va a aportarle creatividad y herramientas útiles para desarrollarse felices. Simplemente el poder respirar aire limpio, poder saltar sin miedo a ensuciarse, poder observar cada día algo nuevo que cambia como nosotros, que crece como nosotros, resulta ser el ambiente más adecuado y acertado para el aprendizaje. Y ya, una vez satisfechos, cansados y con ganas de contarlo, volvamos al calor del hogar, donde todo es inmenso también si se nos da la oportunidad de quererlo y cuidarlo, donde el amor se construye sólido habiendo respirado y olido la naturaleza y la libertad.

Amparo Vidal. Autora del Blog Playing my World. Madre y Maestra.

Referencias:

BRUCHNER. Philip (2017) Bosquescuela: Guía para la educación infantil al aire libre. Other Publishers. COMPRAR EN AMAZON

FREIRE, Heike (2014) Educar en Verde, ideas para acercar a los niños y niñas a la Naturaleza, Barcelona, Graó. COMPRAR EN AMAZON

LAOUV, Richard (2018) Los últimos niños en el bosque. Ensayo. COMPRAR EN AMAZON

“Hay un libro abierto para todos los ojos: La Naturaleza”

Jean jacques Rousseau

Popular Articles...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *